dietary supplement use

Aproximadamente 50% de la populación adulta en los EE.UU. particularmente adultos mayores, usan suplementos dietarios para mejorar su salud y bienestar. Un estudio recién, examina las consecuencias del uso de suplemento dietario en las conclusiones de salud de adultos mayores.

Los problemas financieros, sociales, y de salud que están afectando adultos mayores sobre la edad de 60 años puede llevar a hábitos dietarios pobres que coincide con el empacamiento de condiciones de la salud. Por esta razón, muchos adultos mayores usan suplementos dietarios para ayudar a llegar al consumos recomendados dietarios de micronutrientes varios, aunque este puede presentar problemas graves de la salud. Nutrientes suplementarios pueden causar a las personas exceder los Niveles Tolerables de Consumos Máximos recomendados, porque hay mucha comida que ya este guardado con micronutrientes y además, cuando la combinación con las medicinas recetadas, la conclusión de las interacciones de droga/suplemento pueden causar efectos adversos de la salud. Es por estas razones, que el uso de suplementos dietarios debe ser controlado, sin embargo, información concerniendo el uso del suplemento dietario no está compartido típicamente con proveedores de atención médica.

En un estudio recién publicado en The Journal of Nutrition, investigadores examinaron por qué el uso de suplemento dietario es tan alto en adultos mayores en los EE.UU. y si subgrupos particulares eran más probables a consumarlos. Los investigadores han pensado como demográficos varios (sexo, edad, raza, educación, salario), estilo de vivir (actividad física, condición de fumar, consumo del alcohol) y los factores de salud, estado de la salud y el seguro, medicinas recetadas tomado en el 30 días pasados) han influenciado el uso del suplemento dietario en un grupo de 3,469 adultos que tienen 60 años y más. La frecuencia y motivación por usar suplementos dietarios en un periodo de 30 días también fueron evaluadas.

En un periodo de 30 días, una parte alta (70%) de adultos mayores usaron a menos un suplemento, principalmente en la forma de multivitaminas y minarles, las vitaminas B o D, y Omega-3 ácidos grasos. Mayor de los adultos (más que 79%) usaron estos suplementos diariamente. Un número alto de personas que consumaron suplementos dietarios al mismo tiempo con mas que 3 medicinas recetadas (73%). Las mujeres eran más probable a consumar más suplementos dietarios que los hombres en lo general.

Fueron individuos de ambientes desfavorecidos socioeconómicos con hábitos pobres del estilo de vivir y de la salud, que eran menos probable usar suplementos dietarios, aunque los beneficiarían si los usan. . Esos individuos que eran más probables a usar los suplementos dietarios, los que tiene sobre 70 anos, de orígenes Asia, y Caucásico, se encontraron usar los suplementos para mejorar y mantener su salud en vez de completar sus dietas.

Uno de los problemas principales que está asociado con el uso de suplemento dietario es que muchos individuos que tomen medicina recetada no busquen ayuda de sus médicos de atención médica. Un gran número fue dado de individuos que consumaron medicinas recetadas y suplementos en seguido. La importancia de tener profesionales de atención medica manteniendo el uso de suplemento dietario no se puede exagerar. También fue averiguado que muchos individuos usan suplementos para la salud, y no para razones dietarios. Por lo tanto, ellos pueden revisar el hecho que la comida que comen también está guardado con micronutrientes que ellos están tomando en la forma suplementario. Y por hacer esto, están en puesto del riesgo de excediendo niveles tolerables de consumos máximos. En visto de esto, los investigadores recomiendan un reviso de formulaciones multivitaminas y minerales hechos para completar las dietas en adultos mayores para que puedan evitar consumando nutrientes en cantidades grandes.

 

Escrito de: Natasha Tetlow, PhD
Traducido de: Danielle Dinally

Cita de Referencia: Gahche JJ, Bailey RL, Potischman N, et al. Dietary supplement use was very high among older adults in the United States in 2011-2014. J Nutr. 2017. Available from: doi.10.3945/jn.117.255984.

 

Facebook Comments