organ transplants

Estudios previos han encontrado que trasplantes de órganos aumentan el riesgo de cáncer de piel. Un recién estudio determina si el riesgo ha disminuido o se ha quedado igual.

A veces el trasplante de órgano es un tratamiento necesario para fracasos de órganos en el hígado, el riñón, los pulmones, y el corazón. La trasplantación de órgano es una cirugía del riesgo alto. Uno de los riesgos duraderos es una subida en el riesgo de cáncer de piel. Investigaciones hasta ahora han estado inclusiva con la incidencia de cáncer de piel después trasplantes de órganos sobre el tiempo. Aunque el riesgo se queda alto, los médicos necesitan que saber si el riesgo ha estado disminuyendo sobre tiempo, o se ha quedado igual.

Investigadores en Suecia no encontraron una diferencia en la prognosis de pacientes después operaciones trasplantes desde los 1980s al día presente. Investigadores Holandeses han retado esta resulta, con estudios recientes exponiendo una declina en la incidencia de carcinoma de células escamosas especialmente para pacientes que han tenido trasplantación de riñón.

Para asesar la prognosis de pacientes de post-trasplantación en Noruega, investigadores Syed Rizwi y sus compañeros en el Departamento de Nefrología en el Hospital de Oslo determinaron la velocidad de cáncer de piel después trasplantación. Ellos publicaron sus resultas en la edición de 2017 de JAMA Dermatology.

Los científicos usaron información de todos pacientes que recibieron su primer trasplante desde el ano 1968 hasta el 31 de Diciembre de 2012. El estudio incluyó todo 8,026 trasplantes de riñones, de corazones, de pulmones, y de hígados realizados en Noruega durante este tiempo, excluyendo solamente las personas que murieron o se mudaron dentro de 30 días, o que tuvieron una diagnosis anterior de cáncer de piel. El estudio prospectivo siguió pacientes por una media de 6.7 años post-cirugía y notó las incidencias de cáncer de piel, incluyendo carcinoma de células escamosas, melanoma, y sarcoma de Kaposi.

Las resultas expusieron que el riesgo de carcinoma de células escamosas declinó drásticamente entre el periodo de 1983-1987 y lo de 2003-2007. De hecho, después ajustando para todos los variables las incidencias de carcinoma de células escamosas declinaron a menos que mitad en pacientes que tuvieron sus trasplantes durante los periodos de 1998-2002, 2003-2007, y 2008-2012. Las incidencias de cáncer de piel posiblemente han disminuido tan drásticamente porque de las drogas inmunosupresores usadas. Ciclosporina, por ejemplo, fue el inmunosupresor más común usado durante el periodo de 1983-1987 y su uso ha sido borrado. Proveedores de servicios médicos han enfocado mucho más a los tratamientos menos agresivos y más individualizados, que es probable por la razón de muchas de las mejoras.

El estudio demostró que para los pacientes que han tenido trasplantes de órganos, la incidencia de carcinoma de células escamosas ha disminuido significativamente desde la mitad de 1980s. La reducción en la velocidad de post-trasplante carcinoma puede ser explicado de los avances en tratamiento sorpresivo inmune y cuidados seguimiento clínico. De pesar de estos beneficios, el riesgo de carcinoma de células escamosas en pacientes con trasplantes de órganos se queda más alto que en el general necesario de pacientes, dermatólogos, y médicos de trasplantes.

 

Escrito de: Dr. Apollina Sharma, MBBS, GradDip EXMD
Traducido de: Danielle Dinally

Cita de Referencia: Rizvi, Syed Mohammad Husain, et al. “Long-term Change in the Risk of Skin Cancer After Organ Transplantation: A Population-Based Nationwide Cohort Study.” JAMA dermatology (2017).

Read this article in:
English | French

Facebook Comments